CARTA DE LA SOCIEDAD CIVIL CONTRA EL ESTABLECIMIENTO DE NORMAS SOBRE EL COMERCIO ELECTRÓNICO EN LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DEL COMERCIO (OMC)

1 de abril de 2019

Estimados miembros de la OMC.

La tecnología tiene la facultad de estimular el desarrollo y contribuye a generar medios de vida sostenibles, pero es esencial contar con políticas adecuadas para garantizar que los países, los trabajadores y trabajadoras y consumidores de todo el mundo puedan beneficiarse. Sin embargo, algunos países han declarado su intención de reformular las normas de la economía mundial, iniciando a tal efecto en la OMC nuevas negociaciones sobre el “comercio electrónico”, con el fin de dotar a gigantescas empresas de tecnología -las empresas más grandes del mundo- con nuevos “derechos” para lucrar, limitando a la vez la supervisión del interés público y los beneficios de la nueva economía para todo el resto de la gente. Las normas que proponen las grandes empresas transnacionales (ETN) de tecnología van mucho más allá del “comercio electrónico” y tienen implicancias en todas las facetas de la economía nacional y mundial, incluso para los países que no participan.

Les escribimos para expresar nuestra profunda e imperiosa oposición a estas  negociaciones que se proponen que, en caso de concluirse, podrían tener como resultado la liberalización total de toda la economía (digital), representando por lo tanto un intento encubierto de lograr una “OMC 2.0”. Aunque la retórica en torno al “comercio  electrónico” destaca las oportunidades para los emprendedores de los países en desarrollo, el hecho de establecer normas vinculantes para una economía digital que aún está en surgimiento limitaría enormemente la capacidad de los países para desarrollar sus propias economías en el futuro. Profundizaría la situación mundial desventajosa en que se hallan los trabajadores y las pequeñas empresas frente a las grandes empresas en todos los países, característica de la economía mundial actual. Les permitiría a las  grandes empresas de tecnología consolidar su modelo empresarial explotador, otorgándoles incluso nuevos derechos de acceso a los mercados en todo el mundo; a extraer y controlar datos personales, sociales y empresariales en todo el mundo; perpetuar la desreglamentación y evitar nuevas reglamentaciones futuras; acceder a una oferta ilimitada de mano de obra carente de derechos; ampliar su poder mediante monopolios y eludir el pago de impuestos. Las normas que se proponen representan por lo tanto una grave amenaza para el desarrollo, los derechos humanos, el empleo y la prosperidad común en todo el mundo, y son contrarias a las políticas necesarias para sofrenar el poder de las grandes empresas de tecnología.

  1. Necesitamos una gobernanza democrática adecuada de los datos, no que las grandes empresas de tecnología tengan poder ilimitado sobre estos.
  2. Las políticas de datos en aras del interés público son esenciales para el desarrollo económico y la prosperidad en todos los países.
  3. Las medidas de protección de los consumidores, su privacidad y sus derechos se verían amenazados por las normas sobre el “comercio electrónico”.
  4. Las políticas digitales deben promover empleos decentes para la prosperidad común, no limitar el poder de los trabajadores y trabajadoras.
  5. Se necesitan urgentemente normas y acciones antimonopólicas, en jurisdicciones distintas a la OMC.
  6. La liberalización digital diezmaría el desarrollo y aumentaría la pobreza en los países en desarrollo.
  7. Para promover el desarrollo y las MPYME es urgentemente necesaria la industrialización digital. En lugar de liberalización digital, lo que se necesita urgentemente en todo el mundo es una estrategia de industrialización digital enfocada en el desarrollo.
  8. Las normas de “comercio electrónico” que se proponen para la OMC restringirían severamente las posibilidades de establecer sistemas fiscales más justos.
  9. Necesitamos políticas que promuevan la innovación, las pequeñas empresas y la seguridad, no más patentes monopólicas.
  10. Los países necesitan margen de maniobra en materia de políticas; el libreto del “comercio electrónico” promueve una liberalización total perjudicial.
  11. Necesitamos una nueva agenda para las políticas económicas digitales y para la economía mundial. Los países en desarrollo tienen que diseñar y desarrollar sus propios programas de industrialización digital. No tienen que promover las “normas de comercio electrónico” que fueron formuladas por ETN como Amazon, Google, Facebook y Alibaba para beneficio propio.

 

LEER TEXTO COMPLETO DE LA CARTA A LA OMC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s