4 de mayo: DÍA MUNDIAL CONTRA LOS DRM

 

El Digital Rights Management (DRM, gestión o administración digital de derechos) se refiere a las tecnologías de control de acceso a contenidos digitales (ebooks, comics, música, películas, videojuegos, software), usadas por los titulares de los derechos de las obras (fabricantes, editores, productores, etc. fundamentalmente) para impedir el uso no autorizado de las mismas.

El uso de los DRM es muy polémico, tiene defensores y críticos. Lo defienden aquellos que creen que, aún en las condiciones actuales de “ecología” de la información donde son muchos más abundantes los contenidos que los ojos humanos dispuestos para verlos, las restricciones del copyright son eficientes y equilibradas. Las critican los que opinan que el conocimiento humano requiere ser compartido pues no es fruto de la creatividad de un solo individuo sino el resultado de la acumulación de saberes producidos por generaciones de seres humanos a lo largo de la historia  y que de esta forma, el conocimiento y la cultura se enriquecen.

Lejos de estos razonamientos de principios, hay razones prácticas para estar en contra de los DRM: Cualquier contenido digital que compres, o te regalen lo tienes como si fuera en una especie de  alquiler permanente, pues no puedes disponer de ellos, no puedes prestarlos, ni hacer una copia personal para otro dispositivo, por ejemplo para leer un texto en la Tablet o el móvil. Por otra parte los DRM son fáciles de crackear, por lo que su función  se reduce a dificultar la copia, restringiendo el acceso a  los que más lo necesitan. También los DRM atentan contra la privacidad, pues tienen el control del número de veces que has utilizado el contenido protegido y dificultan el trabajo de las bibliotecas. Asimismo se fundamenta incluso que los soportes protegidos con DRM  que forma parte del patrimonio personal de un individuo, no puede pasar a sus herederos al impedirse su copia en otro equipo reproductor.

Al respecto Richard Stallman dice:

“El DRM ataca tu libertad en dos niveles. Su propósito es dañar tu libertad al restringir el uso de copias de tu propio trabajo. Significa el uso de forzado de software propietario, lo que significa que tú no controlas lo que hace. Cuando las compañías se organizan para diseñar productos que nos restringen, nos tenemos que organizar para defendernos.”

En Cuba, entre autores, es muy común escuchar opiniones que expresan la doble moral presente con respecto al derecho de autor. Todos quieren acceder libremente a todos los productos culturales, ya sean audiovisuales, musicales, software, bases de datos, sin embargo, son celosos promotores del derecho de autor a la hora de “proteger” obras propias.

Lejos de cualquier convencimiento,  la vida le dará la razón a los que apuestan por una circulación mucho más libre de los contenidos digitales, acorde a la época que estamos viviendo  y  los obstinados defensores del copyright quedarán abrazados a sus obras y sus candados digitales disfrutando,  ellos solos, de lo que fueron capaces de crear.

 

Fuente: porlaculturablog.wordpress.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s